El arma de doble filo de las redes sociales

¿Cuál es el lado oscuro de las redes sociales y cómo puedes proteger a tus hijos contra ellas?

https://youtube.com/watch?v=d_Dd9PDnm8A%3F

En los últimos años, las redes sociales se han convertido en una parte omnipresente en la vida de niños y adolescentes. El uso de varias plataformas digitales es algo natural para estos llamados nativos digitales, ya sea para estar conectados con sus amigos, compartir opiniones e intereses o mantenerse al día de sus celebridades favoritas. El 45% de los adolescentes dice estar conectado casi constantemente, según una encuesta del Pew Research Center.

No hay duda de que las redes sociales tienen un lado positivo, sin embargo, su auge también ha suscitado algunas preocupaciones serias, especialmente en relación con los niños y los adolescentes. Entonces, ¿cuál es el lado oscuro de las redes sociales y cómo puedes proteger a tus hijos contra ellas?

1. Invasión de la privacidad

Al igual que cualquier actividad en Internet, publicar en las redes sociales deja una marca permanente. Los niños, sobre todo los que acaban de empezar a utilizar las redes sociales, pueden no darse cuenta de ello: entusiasmados por la nueva experiencia, pueden lanzarse a publicar sin darse cuenta de que un día podrían arrepentirse de lo que han publicado para que todo el mundo lo vea. Este exceso de publicación puede incluir cualquier cosa, desde pensamientos personales no filtrados, pasando por fotos incómodas, hasta información privada que podría ser mal utilizada cuando está en las manos equivocadas.

¿Cómo puedes ayudar?

·      Asegúrate de que tu hijo sólo utiliza las redes sociales apropiadas para su edad: la mayoría de los servicios de redes sociales tienen un requisito de edad mínima que debe servir de guía.

·      Habla con tu hijo sobre la configuración de la privacidad: los perfiles de las redes sociales deben estar configurados como privados para poder controlar quién ve la información y las publicaciones de tu hijo.

·      Habla con tu hijo sobre el tipo de contenido que podría ser contraproducente cuando se publique en las redes sociales: información o imágenes privadas y delicadas, incluyendo fotos de documentos personales, billetes con información personal y códigos escaneables.

2. Estafas, bulos y noticias falsas

La información viaja rápido cuando se publica en las redes sociales y, por desgracia, no solo los vídeos divertidos se hacen virales. Aunque estos temas han aparecido mucho en las noticias últimamente, no son problemas nuevos. Desde los anuncios de estafa que afirman ofrecer productos de moda con grandes descuentos, pasando por noticias falsas que pretenden influir en la opinión de la gente sobre diversos asuntos, hasta bromas y mentiras descaradas, las redes sociales ofrecen un terreno fértil para la difusión de contenidos engañosos. Y aunque los niños sepan reconocer un correo electrónico descaradamente engañoso que les promete una asombrosa suma de dinero a cambio de información personal, es posible que no sean capaces de reconocer las numerosas campañas diferentes que acechan en las redes sociales.

¿Cómo puedes ayudar?

·         Enseña a tu hijo a reconocer los contenidos engañosos en línea repasando sus características más comunes:

o   En el caso de las estafas, una buena característica general es que cualquier oferta que suene demasiado buena para ser cierta, probablemente sea una estafa.

o   En el caso de la desinformación, las historias sensacionalistas, la falta de autor y de fuentes creíbles, el estilo y la gramática deficientes y la ausencia de informes en medios de comunicación de renombre son los principales signos reveladores.

·         Comenta con tu hijo un ejemplo de publicación engañosa o falsa, señalando los distintos signos que la delatan como tal.

3. Odio, discriminación y acoso

Todo el mundo tiene voz en las redes sociales y, por desgracia, eso incluye a quienes tienen intenciones nefastas. Es posible que tu hijo no esté preparado para tener que enfrentarse al acoso o a los comentarios de odio después de participar en una discusión pública, o peor aún, para convertirse en el objetivo de ciberacosadores o acosadores. Para un niño, encontrarse con el odio en las redes sociales puede ser una experiencia desconcertante y extremadamente estresante. Para los padres, estos problemas pueden ser incluso más difíciles de detectar que el acoso habitual hasta ahora conocido.

¿Cómo puedes ayudar?

·         En general, la concienciación sobre la privacidad, incluyendo una configuración estricta de la misma, puede evitar la mayoría de los contactos no solicitados. Tu hijo debe saber que no debe aceptar solicitudes de extraños y que su perfil sólo debe ser visible para sus amigos.

·         Si sospechas que tu hijo está pasando por una experiencia negativa relacionada con el uso de las redes sociales, busca tiempo para hablar con él de ello. Haz que se sienta seguro para confiar en ti sin sentirse amenazado o juzgado.

·         Una vez identificado el problema, ayuda a tu hijo a resolverlo. La mayoría de las redes sociales ofrecen a los usuarios la posibilidad de bloquear y denunciar a los usuarios que les hayan hecho sentir inseguros de alguna manera. En casos graves, considera la posibilidad de recurrir a la policía.

·         Si lo necesitas, puedes ponerte en contacto con un centro local o nacional de seguridad en Internet para que alguien te acompañe a ti y a tu hijo en los distintos procesos para mantenerlos a salvo. Cada caso es diferente y necesita un procedimiento específico. Lo más importante es la seguridad del niño -física y psicológicamente-. Un centro de seguridad en Internet también puede ayudar a dirigirse a la policía si es necesario.

4.  Problemas de salud mental

Pasar horas y horas recorriendo las redes sociales puede afectar al estado de ánimo y a la autoestima de los niños. Las plataformas han creado un entorno altamente competitivo, en el que el número de «me gusta» recibidos en una publicación funciona como un indicador directo de la relevancia de uno. Además de la competencia entre compañeros, estas plataformas digitales también exponen a los niños a los perfiles de los famosos y de diversas personas influyentes en las redes sociales. Estas «estrellas» de las redes sociales suelen pulir sus perfiles públicos a la perfección, presentando una imagen distorsionada a sus millones de seguidores (a menudo jóvenes e impresionables), lo que les hace sentirse inferiores. Además de los problemas de confianza, se sospecha que el exceso de tiempo dedicado a las redes sociales está relacionado con trastornos de atención, depresión y otros problemas psicológicos. La palabra «sospechoso» es muy importante aquí. Las redes sociales pueden parecer el origen de los problemas, pero también pueden ser solo un factor o ser totalmente irrelevantes. Si un niño parece demasiado apegado a su teléfono, quizá sea una distracción de otra cosa y no la raíz del problema.

Si bien es importante dar un apoyo rápido a los niños, no debemos sacar conclusiones precipitadas. Los padres deben pasar tiempo con sus hijos y hablar de todas las facetas de su vida.

¿Cómo puedes ayudar?

·         Anima a tu hijo a pasar tiempo con sus amigos en persona en lugar de pasar horas chateando en las redes sociales.

·         Considera la posibilidad de crear un hábito de tiempo familiar sin pantalla en el que todo el mundo deje su teléfono durante una o dos horas, ¡también los padres!

·         Estate atento a los cambios de comportamiento y estado de ánimo que parezcan estar relacionados con el uso de las redes sociales por parte de tu hijo. Si notas algo fuera de lo normal, habla con él y ofrécele ayuda para resolver lo que le preocupa. 

·         Si tu hijo tiene problemas, pero no parece responder a tus esfuerzos de ayuda, considera la posibilidad de consultar a un profesional de la salud mental.

5. Vivir en el «aquí y ahora» en lugar de construir una colección de selfies

Los niños y los adolescentes necesitan la aprobación a través de los ojos de los demás, sobre todo de sus compañeros. Por eso pueden llegar a estar muy concentrados en difundir el mensaje de lo que hacen y presentar ese mensaje de la manera adecuada. Siempre han buscado potenciar su imagen, pero los smartphones han cambiado la situación radicalmente. Los niños quieren ser vistos como guays y atractivos y pasan mucho tiempo elaborando su imagen pública.  En este proceso, los niños (y los adultos) a veces tienden a olvidar que la vida sucede «aquí y ahora», incluso sin publicar ninguna información al respecto.

¿Cómo puedes ayudar?

·           No juzgues demasiado: intenta comprender la importancia de la popularidad y la imagen para los adolescentes.

·           Considera la posibilidad de utilizar el enfoque de la atención plena y ayuda a los niños a distinguir entre vivir «aquí y ahora» y «vivir para los votos positivos, los comentarios y los likes». Intenta mantener un equilibrio. No es necesario tener objetivos extremos: los mejores objetivos son ayudar a crear conciencia e inspirar más actividades «aquí y ahora».

·           Practica un enfoque para reducir los daños con tu hijo e infórmalo sobre los riesgos.

·           Ayuda a los niños a ser ellos mismos: todo el mundo tiene imperfecciones y deben entenderlo. Inicia conversaciones con ellos, pero también anima a los niños a hablar de sus experiencias. No olvides actuar como un modelo de conducta mientras todo esto sucede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.