Los peligros de los bulos y cómo ayudar a tus hijos a reconocerlos

Incluso los adultos tenemos a veces dificultades para detectar los bulos y las noticias falsas.

Un bulo es una historia falsa e inventada, pero que pretende ser cierta. A veces puede empezar como un simple mensaje del Día de los Inocentes; otras veces puede tener consecuencias graves que pueden dañar la vida o la salud de alguien. Por ejemplo, esto podría ocurrir si una historia afirmara que algo causa cáncer o hace daño a las personas cuando en realidad hace exactamente lo contrario.

Incluso los adultos cultos tienen a veces dificultades para detectar los bulos y las noticias falsas. Entonces, ¿cómo podemos esperar que nuestros hijos lo hagan?

Antiguamente, tus abuelos podían difundir, sin saberlo, historias falsas o leyendas urbanas sobre las aventuras y experiencias de algún miembro de la familia. Sencillamente, no había forma de comprobar las historias de guerra, caza o pesca del abuelo. Pero la mayoría de estas historias se habrían quedado solo dentro de tu familia.

Con la aparición del correo electrónico, los bulos y las noticias falsas empezaron a difundirse por todo el país e incluso por todo el mundo. El auge de las redes sociales hace que la información engañosa se convierta en viral con mayor rapidez. Por ejemplo, los desafíos de «momo» o «Ballena Azul» que asustaron a los padres de todo el mundo. Este último comenzó en Rusia y se hizo realmente global. Pronto se extendió a varios países europeos, India y Estados Unidos.

¿Por qué existen los bulos y las noticias falsas?

Hay varias razones por las que existen los bulos y las noticias falsas. Los menos dañinos pueden empezar como una broma: Internet simplemente les da más vida. El objetivo de los más elaborados es simplemente ganar dinero. Si ayudas a compartir un sitio web de noticias falsas, el propietario de ese sitio puede ganar más dinero con anuncios online o vendiendo productos que dicen ofrecer resultados casi mágicos. Estas afirmaciones no están probadas, por supuesto. Hay mucho material engañoso en Internet. Si se le da «me gusta», se comparte o se retwitea este tipo de contenido, solo se contribuye a amplificarlo.

Las personas que tienen menos experiencia con Internet ,como los niños o las personas mayores, pueden tener más dificultades para detectar los bulos y las noticias falsas. No hay razón para no hablar de este tema con tus niños. No esperes a que se extienda otro bulo para advertir después a tu familia: tus hijos podrían ser víctimas de él antes de que te des cuenta.

Entonces, ¿cómo ayudarles? Los consejos que se ofrecen en la siguiente lista no detectarán todos los bulos, pero te servirán para avisar de que puedes estar ante uno.

1. Ayuda a tus hijos a comprobar la fuente

Enseña a tus hijos a mirar siempre quién ha compartido y publicado una historia concreta. ¿Cómo está escrita la historia? ¿El lenguaje es sensacionalista o está lleno de términos cargados? Los creadores de estas historias utilizan ciertas palabras para evocar sentimientos como la conmoción, el terror o la pena. Esto anima al lector a desconectar la parte racional de su cerebro y actuar sin pensar.

Intenta enseñar a tus hijos a pedir siempre pruebas. Incluso los medios de comunicación serios pueden a veces publicar información incorrecta. Enseña a tu familia a pedir cifras, estudios e información sobre por qué una afirmación es cierta.

2. Examina las pruebas

La mayoría de los bulos y noticias falsas que se comparten siempre incluyen alguna «prueba» visual, como una imagen o un vídeo. Enséñales a tus hijos a hacer zoom en una imagen y a buscar pistas visuales como carteles de calles o tiendas, matrículas de coches o anuncios en la calle. Si una noticia viral dice ser de Israel, pero los carteles de las calles están en español, probablemente sea falsa.

Otra gran herramienta es la búsqueda inversa de imágenes. Hay varios motores de búsqueda y sitios web dedicados en los que basta con subir o pegar un enlace a una imagen y el resultado muestra dónde se ha utilizado la imagen. A veces el resultado te lleva directamente a una web que recoge información sobre bulos y noticias falsas.

3. Afina tus antenas de escepticismo

La mayoría de los padres quieren que sus hijos se comporten bien y hagan lo que ellos u otros adultos responsables dicen. Pero antes de permitir que tus hijos utilicen Internet y las redes sociales, debes enseñarles a ejercer un sano nivel de escepticismo. Repíteles que no todo lo que un adulto, un familiar o un amigo ha compartido en Internet es automáticamente cierto.

Hay muchas cuentas en las redes sociales que se especializan en compartir bulos y noticias falsas. Pueden ser bots, operados automáticamente por algoritmos. Enseña a tus hijos a detectarlos. Utilizan el mismo lenguaje sensacionalista y cargado que los sitios web de noticias falsas y suelen compartir muchas de las mismas publicaciones a las mismas horas a lo largo del día. Puedes enseñarles esto a tus hijos mostrándoles las líneas de tiempo de algunas cuentas de redes sociales sospechosas.

Fuentes saferkidsonline.eset.com: https://saferkidsonline.eset.com/es/article/los-peligros-de-los-bulos-y-como-ayudar-a-tus-hijos-a-reconocerlos

INCIDENTES DE SEGURIDAD Y CIBERATAQUES RELACIONADOS CON LA CRISIS DE UCRANIA

Tras unas primeras semanas de guerra, provocada por la invasión rusa de Ucrania, estamos viendo cómo, tras los ataques iniciales detectados contra empresas y organizaciones ucranianas, los incidentes y medidas adoptadas en materia de ciberseguridad en ambos bandos no dejan de sucederse.

Ciberataques entre ambas naciones y sus aliados

Tras el uso inicial de malware como HermeticWiper e IsaacWiper, destinado a destruir la información almacenada en los sistemas infectados, y que fue detectado horas antes del inicio de la invasión rusa, las operaciones detectadas que se han ido llevado a cabo han sido de toda índole.

Por parte de Ucrania veíamos como se lanzaba una petición de ayuda para formar una especie de ciberejército voluntario. Durante las últimas semanas estos voluntarios de todo el mundo han estado lanzando ciberataques y ataques de denegación de servicio distribuidos (DDoS) contra objetivos en Rusia.

Algunos delincuentes no han querido perder la oportunidad y, recientemente, se ha descubierto una utilidad que se estaba promocionando para lanzar ataques DDoS pero cuya finalidad real era el robo de información como todo tipo de credenciales. Investigadores de Cisco Talos, descubrieron que la versión de esta herramienta que se distribuía a través de canales de Telegram contenía código malicioso.

Además, el grupo hacktivista Anonymous ha tomado partido y lleva días lanzando ataques contra objetivos rusos. Uno de los más recientes habría conseguido comprometer la seguridad del Roskomnadzor, el regulador encargado de censurar medios en Rusia. Esto les habría permitido obtener y filtrar nada menos que 820 GB de datos, con información reciente que llegaría hasta el pasado 5 de marzo. Rostec, una empresa estatal rusa de defensa y aeroespacial también ha anunciado recientemente haber sido víctima de un ataque de denegación de servicio.

Rusia trata de sortear las restricciones

Debido las diversas sanciones impuestas a Rusia por la invasión de Ucrania, este país ha tenido que echar mano del ingenio para intentar evitar que causen graves daños a su economía y al uso de Internet y los servicios asociados.

Las sanciones económicas han sido el arma más potente que Estados Unidos, la Unión Europea y sus aliados han esgrimido contra Rusia, con la intención de ahogar aun más la maltrecha economía rusa y forzar así el cese de las hostilidades en Ucrania. No obstante, algunas fuentes alertan del uso que Rusia podría hacer de los pagos en criptomonedas para tratar de eludir parcialmente estas sanciones económicas.

Esto podría hacer que se incrementase la actividad de los grupos de ransomware que apoyan las acciones del gobierno ruso, lo que provocaría que un elevado número de empresas fueran extorsionadas a pagar un rescate si quieren recuperar la información cifrada y, además, no quieren que se haga pública.

Además, Rusia ha creado su propia autoridad certificadora para tratar de solucionar el problema a los que se enfrentan algunas webs rusas al no haber podido renovar sus certificados de seguridad por las sanciones internacionales. Las webs con certificados de seguridad caducados muestran mensajes de alerta en la mayoría de navegadores modernos, lo que podría echar atrás a posibles visitantes y redundar en pérdidas económicas para los administradores de esas webs.

Bulos y suplantaciones de identidad

Otras de las acciones que estamos observando continuamente durante estos días es una elevada cantidad de desinformación, algo habitual en una guerra, pero que en esta ocasión se amplifica a través de las redes sociales y todo tipo de medios más tradicionales. Con la cantidad de noticias que está generando esta guerra, a veces se hace difícil detectar cuando estamos ante un bulo y por eso se hace más necesario que nunca tratar de verificar las informaciones recibidas, antes de compartirlas.

Tampoco debemos olvidar que hay delincuentes sin escrúpulos que tratan de sacar beneficio de esta guerra, aunque sea suplantando la identidad de organizaciones no gubernamentales para solicitar donaciones para Ucrania. Investigadores de ESET han detectado varias de estas campañas durante los últimos días por lo que, si deseamos donar a estas ONGs, lo hagamos siempre desde sus webs oficiales.

También se han detectado campañas de correos de personas que dicen ser de Ucrania y que solicita ayuda económica a través de una billetera de criptomonedas. Esto no deja de ser una evolución de la conocida estafa nigeriana pero adaptándola a las circunstancias actuales y, aunque este tipo de estafa lleve mucho tiempo entre nosotros, nunca debemos bajar la guardia.

Conclusión

Aunque el principal campo de las operaciones militares sigue siendo en el plano físico, debemos prestar atención a los ciberincidentes que se producen relacionados con esta guerra, puesto que es muy probable que terminen afectando a otros países además de los que ya están en conflicto. Por ese motivo, es importante revisar la seguridad de los procesos y operaciones de nuestra empresa, así como también reforzar las medidas de seguridad que aplicamos a título personal.

Enlace a la noticia: https://blogs.protegerse.com/2022/03/11/incidentes-de-seguridad-y-ciberataques-relacionados-con-la-crisis-de-ucrania/

Cuidado con el timo del iPhone 13 por 2 euros que llega por Instagram: es ‘phishing’ para robar tus datos bancarios

El timo del iPhone 13.
El timo del iPhone 13.

¿A quién no le gustaría cambiar su móvil por el último modelo de iPhone? Pues sentimos decirte que esta no es la oportunidad que estabas esperando. Con mensajes como “¿Te han etiquetado en la foto? Enhorabuena, has ganado un iPhone 13. Siga el enlace en la biografía”, muchos de usuarios están siendo etiquetados estos días en publicaciones de Instagram para supuestamente conseguir ese teléfono a un módico precio de dos euros.

¿El objetivo? Conseguir los datos personales y bancarios de tantos usuarios como sea posible. Si damos nuestro número de cuenta nos cobrarán una cantidad mensual que no especifican. Además, aunque nos dicen que ganaremos el iPhone pagando dos euros, si accedemos al enlace nos indican que entraremos en un sorteo, del cual tampoco hay bases.

Esta es una de las publicaciones que han circulado por Instagram y por la que nos habéis preguntado a través de nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 22 93 19).

Timo del iPhone 13.
Timo del iPhone 13.

Nos piden que vayamos a otra cuenta de Instagram para acceder al link

En Maldita.es hemos seguido las instrucciones que indican en las publicaciones en las que etiquetan a los usuarios de Instagram pidiendo que vayan a otras cuentas para conseguir el supuesto iPhone. Hemos accedido a dos cuentas distintas, ambas con miles de seguidores.

Cuentas vinculadas al timo.
Cuentas vinculadas al timo.

Si pinchamos sobre los enlaces que aparecen en las biografías de estas cuentas, nos llevan a una página web en la que nos piden hacer una encuesta, algo habitual en estos casos de phishing, y responder a preguntas como: “¿Usas los dispositivos de Apple?” o “Si ganas, ¿estás listo para esperar cinco días hasta que te llegue?».

Preguntas a responder.
Preguntas a responder.

Siguiente paso: abrir cajas sorpresa

Hecha la encuesta, nos piden abrir unas cajas de regalo para ver si hemos sido ganadores, a pesar de que en un principio nos aseguraban que ya lo habíamos ganado y que sólo tendríamos que pagar dos euros. Esto también lo hemos visto en muchos casos de phishing. Por ejemplo el que decía que El Corte Inglés estaba regalando tarjetas de regalo por su aniversario, el cual era otro timo.

Una vez empezamos a abrir las cajas, vemos que siempre resultamos ganadores al abrir la segunda y nos indican que recibiremos el premio en 5 o 7 días. 

Fase final del timo.
Fase final del timo.

También debemos dar tanto nuestros datos personales como los de nuestra tarjeta de crédito o débito

Si pasamos a la siguiente pantalla, nos indican que debemos dar datos personales como nombre, apellidos, teléfono o correo electrónico. Cuando hemos insertado estos, nos piden introducir también nuestros datos bancarios para hacer el pago de 1,99 euros que nos costará el supuesto móvil.

Pero ojo. En este tipo de phishing incluyen normalmente un apartado con letra pequeña donde explican las condiciones reales del supuesto sorteo y que es imprescindible leer antes de dar cualquier dato.

En este apartado especifican que “gracias a tu membresía, también participas en nuestro concurso para ganar un iPhone 13 Pro Max”, pero no indican cuándo será ese sorteo. Es decir, confirman que no ganamos un teléfono por 2 euros.

Por otro lado, aunque dicen que “no habrá ningún cargo por el extracto de su tarjeta de crédito si no cambia a la suscripción Premium y no realiza una compra”, en otro párrafo aseguran que una vez nos unimos al servicio de suscripción, pasados 5 días, “se le cobrará una cantidad de su tarjeta de crédito que varía según la elección”. Por tanto, no sabemos cuánto nos cobrarán por esa suscripción.

¿Qué podemos hacer si hemos dado nuestros datos bancarios?

La página carece de política de privacidad, aviso legal o bases del sorteo, por lo que no especifican cómo podemos darnos de baja si hemos dado nuestros datos bancarios. Por tanto, te recomendamos que en ese caso contactes con tu banco para que te indiquen cómo proceder.

También puedes denunciarlo a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (FCSE) aportando tantas pruebas como puedas. Si has sido víctima de este u otro timo, también puedes escribirnos a timo@maldita.es contándonos tu caso.

¿Y qué hacemos si recibimos un mensaje de un perfil falso o desconocido con un enlace?

Si recibimos un mensaje de un perfil con un enlace que nos pide nuestros datos bancarios y no los has dado, recuerda estos consejos:

  • Desconfía de promociones o sorteos online que requieran facilitar información personal.
  • Si algún perfil de una red social se pone en contacto contigo mediante mensaje directo o te etiqueta en una publicación sin que lo esperaras, no te fíes y trata de averiguar si está suplantando una cuenta. En Maldita.es ya te explicamos que puedes fijarte en el handle (lo que va después de la @) y comparar el perfil de la marca que dice ser con la oficial mediante elementos como el número de seguidores (estas cuentas no suelen tener muchos), o el propio handle.
  • Y por último, no facilites tus datos personales (número de teléfono, nombre, apellidos, dirección o correo electrónico) o bancarios a cualquier página o cuenta de Instagram que te los pida.

FAKE NEWS Y BULOS EN LA RED

Fake news y bulos en la Red

Protege a los menores enseñándoles a detectar fake news y bulos en la Red.

Qué es

Las noticias falsas o bulos en Internet son un concepto cada vez más habitual en todos los contextos, también aquellos que afectan a niños, niñas y adolescentes. Se refieren a cualquier tipo de información imprecisa, descontextualizada o directamente falsa, que alguien difunde de manera intencionada para manipular la opinión o simplemente para obtener algún tipo de beneficio. No es algo nuevo, siempre han existido falsos mitos sobre la alimentación, la salud, etc,. solo que a través de Internet se difunden más rápido y pueden llegar a más personas.

Los menores reciben, buscan y comparten información en Internet, en ocasiones sin reflexionar lo suficiente. En consecuencia, pueden acceder a contenidos negativos disfrazados como información real. Esto se conoce como fake news y pueden llegar hasta los menores a través de las publicaciones en sus redes sociales con mensajes privados, chats de grupo, vídeos, foros, etc. ya que son sus canales preferidos para recibir información. Estos contenidos falsos se distinguen teniendo en cuenta su grado de falsedad y engaño deliberado:

  • Imprecisos, con escasa calidad informacional, pero que se pueden malinterpretar.
  • Descontextualizados o sesgados con intención de influir en la opinión.
  • Fabricados intencionalmente con el fin de engañar y manipular.

Hay que destacar que las parodias no se consideran noticias falsas ya que su principal intención es la imitación humorística o burlesca de un hecho o de una situación real, sin intención de engañar o manipular al público al que están dirigidas. En todo caso, siempre deben estar identificadas como tales. Ejemplos habituales son los memes, las cuentas de parodias en redes sociales, o artículos en medios humorísticos o satíricos.

Por último, las fake news están evolucionando de forma rápida hacia contenidos más difíciles de detectar debido a su mayor realismo, como es el caso de los deepfakes, videomontajes hiperrealistas que manipulan el mensaje o la acción de una persona.

  • En situación
  • Cómo afectan las noticias falsas a los menores
  • Cómo identificar noticias falsas
Fake News y bulos en la Red

Prevención

   Según la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), solo un 22,5% de las personas menores de edad entre 14 y 16 años reconoce haber recibido formación para comprender y detectar si una noticia es real o no, gracias al fomento del pensamiento crítico y de una opinión propia.

La mejor forma de enseñar a los menores a detectar estos contenidos falsos es fomentar el pensamiento crítico y la lectura de contenidos adecuados a su madurez, con el objetivo de que los menores puedan llegar a ser autónomos, diferenciando entre un bulo y una noticia real.

  • Comenzar desde edades tempranas. Al acompañarlos en el proceso de aprendizaje digital, es esencial aprovechar oportunidades reales para analizar juntos las posibles noticias falsas que aparezcan en sus redes sociales o en una página web.
  • No todo lo que aparece publicado en Internet es cierto.Muchos contenidos se crean para generar algún tipo de beneficio, económico o ideológico. Por tanto, deben aprender a localizar fuentes seguras y fiables de información.
  • Acostumbrarse a encontrar y utilizar fuentes de información fiables. En su día a día, por ejemplo, al realizar tareas de clase, pueden incluir citas y referencias en sus trabajos escolares.
  • Aprender a valorar diferentes puntos de vista. Fomentar valores sociales positivos como la asertividad, la empatía y la tolerancia, promoviendo el respeto frente a otros colectivos de personas, es clave para que el menor reaccione ante las fake news de manera crítica, reflexiva y prudente.
  • Practicar la paciencia y evitar la impulsividad. Los bulos crean en el usuario/a la sensación de que es imprescindible compartir la información rápidamente, para así llegar a muchas personas. Por eso es fundamental promover el análisis de la noticia, contrastar los hechos que presenta y verificar las fuentes.

Cómo reaccionar ante una posible noticia falsa

  1. Transmitir calma y prudencia. Los menores deben aprender a actuar en Internet, como en la vida real, de forma reflexiva y cauta. Merece la pena dedicar unos minutos a analizar la información antes de confiar en un contenido.
  2. Contrastar la información.Comprobaremos la veracidad de la noticia, observando si está publicada en sitios de reconocido prestigio informativo, y desconfiando de aquellos medios que parezcan poco profesionales. Podemos apoyarnos en páginas web especializadas en verificación de información (fact-checking), como la Oficina de Seguridad del InternautaMaldita.esEFE verificaAFP factualIFCN o Snopes, entre otros.
  3. No compartir las noticias falsas.Es recomendable eliminarla del dispositivo y evitar su difusión descontrolada. Rompiendo la cadena estamos impidiendo que otras personas reciban la información.
  4. Reportar la noticia falsa. Las redes sociales y muchas páginas web ya ofrecen la opción de denuncia de estos contenidos desde la propia publicación. También podemos contactar con los administradores de la web, o con entidades especializadas en verificación de información, como algunas de las anteriormente mencionadas, para avisar del riesgo de difusión.
  5. Informar a nuestros contactos. Tanto la persona que la ha enviado, como las personas receptoras de la misma, agradecerán saber que se trata de un contenido falso. Podemos indicarles las características o motivos que nos han permitido reconocer la noticia falsa o bulo.
  6. Pedir ayuda a una persona adulta de confianza. A menudo, las temáticas y razonamientos que se esconden detrás de las fake news pueden resultar demasiado complejas y escapar a la comprensión de los menores. Crea un entorno cotidiano seguro para hablar de estos temas en familia.

Enlace a la noticia de IS4K: https://www.is4k.es/fake-news-y-bulos-en-la-red