Cifrado y copias de seguridad de datos

Todos guardamos archivos en dispositivos electrónicos (discos duros, USB, DVD, etc.) que podrían fallar en algún momento provocando la pérdida de la información en ellos almacenada.

Para que no perdamos nuestros datos, pase lo que pase, debemos:

  • Realizar copias de seguridad periódicamente de la información más importante en distintos dispositivos o soportes para que si por algún motivo, uno de ellos falla, podamos seguir teniendo acceso a dicha información desde otros.
  • Utilizar una aplicación fiable que nos proporcione seguridad al realizar las copias.
  • Conocer las ventajas e inconvenientes de la nube si vamos a utilizarla para salvaguardar información y valorar su conveniencia.
  • Utilizar sistemas de cifrado robustos si vamos a copiar o almacenar información sensible o privada, para impedir su lectura a otras personas.
En esta página encontrarás:Una historieta: «El día que Berto creyó haber perdido todas sus fotos»Por qué hacer copias de seguridadCómo hacer copias de seguridadCifra tus datosTambién te puede interesar:Cómo proteger nuestros datos haciendo copias de seguridad (vídeo)¿Almacenar nuestra información en la nube o en el dispositivo? (infografía)Cómo empezar a hacer copias de seguridad (infografía)Qué información hemos de guardar en nuestras copias de seguridad

Carlos

Historieta: «El día que Berto creyó haber perdido todas sus fotos»

Berto fue el primero que se compró una cámara de fotos digital en su entorno familiar hace ya más de diez años. Almacena fotos digitales desde entonces: imágenes de hijos, padres, tíos, sobrinos… y todo tipo de reuniones familiares y viajes. Fue por ello que, ante la inminente celebración del próximo evento familiar, se ofreciera a realizar un montaje fotográfico para verlo en familia y pasar así un buen rato todos juntos con tan gratos recuerdos.

No era la primera vez que recurría a su colección de fotos que guardaba en un disco duro externo para rescatar y compartir alguna de ellas. Pero en esta ocasión, lo que nunca habría sospechado estaba a punto de suceder, el disco daba ¡ERROR DE LECTURA! Era imposible ver ni una sola foto. El disco estaba totalmente inutilizado.

¿Cómo decir a la familia que no iba a poder preparar su reportaje? ¿Cómo decir adiós a tantos y tantos recuerdos de toda una familia? Se dijo: “¿por qué no pensé antes en esta posibilidad?”

Tras la decepción, compartió la noticia en su casa para que todos conocieran la gran fatalidad, pero la voz de Eva le devolvió la esperanza inmediatamente: “no te preocupes, puedes recuperarlas desde mi ordenador”.

Afortunadamente, su hija pequeña las había copiado en su portátil para así poder verlas cuando ella quisiera. Sin saberlo, le había proporcionado a su padre una copia de seguridad.

Demasiado a menudo mostramos un exceso de confianza en nuestros dispositivos electrónicos. Tendemos a pensar que nunca van a fallar y que siempre vamos a tener la información a nuestra disposición. Pero cualquiera que tenga una cierta experiencia con ordenadores u otros dispositivos similares se habrá encontrado alguna vez con una desagradable situación como la de Berto.

La única forma de protegernos ante las pérdidas de información es realizar copias de seguridad de los archivos en otros dispositivos y soportes. Las copias de seguridad, también conocidas como backups, son cada día más importantes y necesarias, pues aumenta el número de dispositivos que utilizamos y el volumen de información que manejamos.


Por qué hacer copias de seguridad

Las pérdidas de información suelen presentarse de manera inesperada y pueden provocar daños irreparables. Las causas por las que podemos perder nuestros archivos más preciados pueden ser de diferente índole:

  • Avería total o parcial de los discos duros, del ordenador o externos. Aunque en ocasiones aparecen síntomas que nos pueden alertar, la mayoría de las veces el fallo es repentino y sin posibilidades de recuperación.
  • La gran variedad de dispositivos móviles que utilizamos (portátil, tableta, smartphone, etc.) hace que aumente la probabilidad de perderlos o que nos lo roben, con la consiguiente pérdida de información.
  • El deterioro físico provocado por el tiempo y el uso afecta también a soportes como los CDs y DVDs.
  • El borrado accidental es otro modo de perder información. No todo podremos rescatarlo de la papelera de reciclaje. Por ejemplo, no podremos recuperar ficheros sobrescritos en el ordenador o archivos eliminados en móviles como Android.
  • Algunos tipos de virus pueden provocar la destrucción o borrado de los archivos y quedar irrecuperables. Un ejemplo de esto es el famoso virus que suplanta al servicio de Correos y Telégrafos.

Más tarde o más temprano podríamos encontrarnos con la desagradable situación de no poder recuperar nuestros archivos.

Cifra tus datos

El cifrado es un método por el que convertimos en ilegible una determinada información o mensaje para que sólo acceda a ella la persona autorizada haciendo uso de una contraseña, código o PIN necesario para descifrarlo.

Para entenderlo mejor, imaginemos que en una frase sustituimos cada una de las letras por la siguiente del abecedario. El texto resultante será con seguridad ilegible, pero si alguien conoce o descubre el método de cifrado podrá descifrar el mensaje, ¿verdad? Pues las nuevas tecnologías permiten utilizar métodos similares a estos pero mucho más sofisticados para cifrar la información.

Cifraremos nuestra información cuando queramos mantenerla a salvo de quien la pudiera encontrar y nos aseguraremos de utilizar un algoritmo de cifrado adecuado y de escoger claves difíciles de adivinar: cadenas de al menos ocho caracteres, que carezcan de significado, con letras, números y símbolos del teclado.

Si olvidamos la clave de cifrado nunca más podremos acceder a la información.

Para cifrar la información utilizaremos programas o aplicaciones específicas. En algunos dispositivos vienen ya instaladas, como por ejemplo BitLocker para Windows, pero también podemos recurrir a aplicaciones externas y gratuitas que podemos descargar de Internet. También existen aplicaciones que cifran contenidos para los teléfonos móviles y tabletas.

Los procesos de cifrado pueden realizarse principalmente sobre dos ámbitos de contenido:

  • El dispositivo o medio de almacenamiento. En este caso se cifra todo un medio de almacenamiento, como un disco duro. No será posible acceder a ninguna información contenida en él sin conocer el sistema de descifrado.
    Este método nos puede llevar mucho tiempo si el número de archivos a cifrar es elevado. También veremos reducida la velocidad de funcionamiento del disco duro, por lo que solo será una opción recomendable si utilizamos dicho disco esencialmente como dispositivo de copia de seguridad.
  • Los archivos y carpetas. Podemos proteger una parte de la información contenida en un medio de almacenamiento, sea un disco duro o la nube. Solo aquellas carpetas o archivos que escojamos para el cifrado serán ilegibles para quien no conozca la clave, y el resto de información será accesible normalmente.
    Por ejemplo, podemos proteger mediante cifrado solo aquellas carpetas donde almacenamos documentos con información personal o archivos que son propiedad de la empresa para la que trabajamos.

Fuente OSI: https://www.osi.es/es/copias-de-seguridad-cifrado